top of page

UCA confirma cese de actividades académicas y administrativas


La UCA confirmó este miércoles la acusación por terrorismo
La UCA confirmó este miércoles la acusación por terrorismo creada por el régimen de Daniel Ortega

La Universidad Centroamericana (UCA) confirmó la acusación por terrorismo creada por el régimen de Daniel Ortega e informó a su comunidad educativa el cese de actividades académicas y administrativas a partir de este miércoles 16 de agosto.


La comunicación enviada a través de correo electrónico a sus estudiantes revela que el martes 15 de agosto a las 5:29 de la tarde recibieron un oficio del Juzgado Décimo Distrito Penal de Audiencias Circunscripción Managua, a cargo de la jueza Gloria María Saavedra Corrales.

El oficio ordena la incautación de bienes inmuebles, muebles, dinero en moneda nacional o extranjera de las cuentas bancarias que fueron congeladas el pasado 9 de agosto.

El régimen ordenó confiscar todos los bienes inmuebles, muebles y dinero de la UCA
El régimen ordenó confiscar todos los bienes inmuebles, muebles y dinero de la UCA

A partir de ahora, las instalaciones del Alma Mater, sus centros de innovación, institutos, pasan a manos del Estado y ya fue girada la orden al Registro Público de la Propiedad Inmueble y Mercantil, a la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (SIBOIF), Policía Nacional y a la Procuraduría General de la República (PGR).

La jueza del régimen acusa a la UCA de haber funcionado en 2018 como un centro de terrorismo donde se organizaron grupos delincuenciales.


Ante tales acciones, la univesidad jesuita tomó la decisión de suspender a partir de hoy (miércoles 16 de agosto) todas las actividades académicas y administrativas hasta que le sea posible retomarlas de manera ordinaria.

La UCA agradeció a su comunidad educativa por la confianza y el respaldo en estos momentos
La UCA agradeció a su comunidad educativa por la confianza y el respaldo en estos momentos

La UCA agradeció la confianza, solidaridad y cercanía expresada por estudiantes, docentes, personal administrativo y la sociedad nicaragüense que se siente identificada con los principios y valores que siempre la caracterizaron.

La confiscación total del Alma Mater se dio en una semana, el pasado 9 de agosto fue informada del congelamiento de sus cuentas bancarias y el 10 fueron inmovilizados sus bienes inmuebles y muebles.


A pesar de estas medidas del régimen, la universidad intentó tranquilizar a sus estudiantes a través de un correo e informó que continuaría adelante con sus actividades e incluso los instó a inscribirse en el II Semestre que daría inicio el próximo 21 de agosto.



Uno de los últimos golpes que dio Ortega a la casa de estudios superiores fue el lunes 14 de agosto cuando ordenó a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) retirar la acreditación al bufete jurídico para que funcionara como Centro de Mediación Alterno de Conflictos.

Finalmente, el martes 15 la universidad informó a sus colaboradores que presentaban inconvenientes para tramitar pagos de manera masiva, por lo que la quincena de agosto sería procesada hasta este miércoles.


Estudiantes en zozobra


Desde que se conoció la noticia sobre el congelamiento de cuentas a la UCA, estudiantes se mantenían en zozobra ya que desconocían si podrían continuar con sus estudios universitarios de manera normal.

De igual forma, algunos universitarios consultados manifestaron que no seguirían estudiando en la UCA si era confiscada por el régimen ya que no confían en el nivel de educación actual.

En tanto, graduados del alma mater agilizaban trámites en el Consejo Nacional de Universidades (CNU) para apostillar sus títulos en la Cancillería de la República, ya que esto permite que sean reconocidos en al menos 120 países de Latinaomérica y Europa.

Comments


bottom of page